3 Razones para no trabajar la fuerza con las Cuestas

Es muy habitual el tópico de hacer cuestas para trabajar la fuerza y rendir más en competición. Sin embargo, podemos decir al menos cuatro motivos por los cuales las cuestas no es buen método para mejorar la fuerza muscular:

  1. Las cuestas no permiten el trabajo de toda la musculatura implicado de forma natural en la biomecánica de la carrera. El cuerpo es un gran compensador, y compensará con los músculos fuertes la debilidad de los débiles. Así, los fuertes se harán más fuertes, pero los débiles seguirán débiles, originando una mayor descompensación muscular, y por lo tanto comprometiendo el rendimiento además de incrementar el riesgo de lesión. La compensación impedirá el trabajo de la fuerza en la musculatura débil.
  2. Fuerza es definida como la capacidad que tiene el músculo para mantener tensión en todo su rango contráctil (Resistance Institute). Con las cuestas no permitimos que el músculo trabaje en todo su rango contráctil, sino únicamente en los primeros rangos que son precisamente los más fuertes. Así, los últimos rangos de contracción, que son precisamente los más críticos para que una adecuada mecánica muscular, se quedarán sin ser trabajados.
  3. El control neuromuscular es necesario para trabajar la fuerza de forma eficiente, y el movimiento rápido generado en el gesto durante la carrera impedirá el reclutamiento secuencial y ordenado en musculatura débil.

De esta manera, las cuestas deben de ser incorporadas únicamente si precisaremos del gesto técnico de la cuesta en la competición objetivo, pero en ningún caso para trabajar la fuerza muscular. Así, no tendría sentido hacer cuestas en un plan de entrenamiento enfocado a un maratón totalmente llano (Valencia, Sevilla, San Sebastián); pero sí deberían de entrenarse la cuestas si el objetivo es competición con perfil positivo (maratón de Madrid, maratón de montaña, o cross). En los últimos casos el motivo de incorporar las cuestas no es para mejorar la fuerza muscular, sino para acostumbrar a nuestra mecánica de carrera al gesto técnico de la cuesta.

En resumen, la fuerza no se trabaja con cuestas, sino con un trabajo de fuerza que permita trabajar al músculo en todo su rango de contracción, y centrándonos en la musculatura débil. Las cuestas pueden ser incorporadas en un plan de entrenamiento enfocado a competiciones con cuestas, pero no tiene sentido incorporarlo para competiciones en terreno llano o en pista.

(Foto cortesía de Vicente Capitán)

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Post Recientes:

Cómo entrenar la fuerza

El objetivo del Entrenamiento de Fuerza es mejorar la salud del sistema músculo-esquelético, con el fin de prevenir o de tratar una lesión o dolor.

Read More »

Carrera

Fuerza

Lesiones

Formación

Luis del Águila

• Doctor en Fisiología.
  (Penn State University, USA).
• Fellowship.
  (Harvard Medical School, USA).
• Licenciado en Bioquímica. 
  (Universidad de Navarra, Pamplona)
• Recordman Nacional Master
• Medallista Internacional Master
• Campeón de España Master
• Campeón Regional Absolut
• Apasionado del Entrenamiento

Contacto