Fundamentos del Rendimiento deportivo; Gestión intensidad y asimilación.

Estamos todos de acuerdo de que el entrenamiento va dirigido a mejorar el rendimiento deportivo. Ahora bien, cuáles son los fundamentos del entrenamiento que son clave para mejorar nuestro rendimiento. Muchos corredores focalizan demasiado en aspectos mínimos del entrenamiento, cuando lo realmente importante son los fundamentos del propio entrenamiento; intensidad del entrenamiento y asimilación del mismo. 

Por lo tanto, la pregunta clave podría ser cómo gestionamos la intensidad del entrenamiento, qué intensidad metemos en los entrenos, y cómo lo equilibramos con la recuperación para asimilar la intensidad. La respuesta es evidente que depende del corredor y de la capacidad que tenga para soportar la intensidad sin llegar al sobre-entrenamiento o a la lesión. El rendimiento dependerá sin duda de la capacidad que tenga el corredor de soportar el estrés metabólico y muscular inherente a la intensidad, y de la gestión adecuada de la misma con la recuperación. Atletas jóvenes y de élite son capaces de soportar grandes cargas de entrenamiento. Por el contrario, corredores de edad más avanzada, y sobre todo a partir de los 40 años, con una capacidad limitada de recuperación, tanto por la edad como por sus otras responsabilidades familiares y laborales, serán menos capaces de soportar entrenamientos repetitivos de intensidad.

A mayor intensidad mayor rendimiento, ahora bien, con matices, que vienen dados por la capacidad del atleta de soportar el estrés metabólico y muscular que va asociado a la intensidad. La asimilación de la intensidad viene dada no tanto por la intensidad del entrenamiento, sino por la capacidad de la asimilación con la recuperación. Aunque en un principio podríamos pensar que a más carga e intensidad del entrenamiento mayor rendimiento en competición, la realidad es que esto solo se cumple si la intensidad es asimilada y no se genera un sobre-entrenamiento o una lesión. 

La esencia del entrenamiento radica en una gestión óptima de la intensidad, y equilibrada de forma minuciosa con la recuperación. Más intensidad no necesariamente es mejor, ya que podría llevarnos al sobre-entrenamiento.

Las características del sobre-entrenamiento radican más complejidad al círculo intensidad-recuperación/asimilación, ya que el sobre-entrenamiento viene dado no de un día para otro, sino después de semanas o meses. Así, muchos atletas experimentan sobre-entrenamiento sin realmente saberlo, dando lugar un rendimiento comprometido a pesar de introducir grandes cargas de entrenamiento. Por lo tanto, en el entrenamiento es importante ya no solo la intensidad, sino más bien la gestión de la intensidad equilibrada de forma precisa y sutil con la recuperación. Además, recuperación implica no necesariamente descanso, sino entrenamientos de baja intensidad, que complementados con los de gran intensidad, darán un rendimiento óptimo. Por el contrario, un desequilibrio inducido con grandes cargas de entrenamiento sin la recuperación o asimilación adecuada nos llevarán irremediablemente al sobre-entrenamiento y al rendimiento comprometido. 

Una vez más, la esencial del entrenamiento no es tanto la intensidad como tal, sino la gestión óptima de la misma. 

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Post Recientes:

Cómo entrenar la fuerza

El objetivo del Entrenamiento de Fuerza es mejorar la salud del sistema músculo-esquelético, con el fin de prevenir o de tratar una lesión o dolor.

Read More »

Carrera

Fuerza

Lesiones

Formación

Luis del Águila

• Doctor en Fisiología.
  (Penn State University, USA).
• Fellowship.
  (Harvard Medical School, USA).
• Licenciado en Bioquímica. 
  (Universidad de Navarra, Pamplona)
• Recordman Nacional Master
• Medallista Internacional Master
• Campeón de España Master
• Campeón Regional Absolut
• Apasionado del Entrenamiento

Contacto